LAS VECINITAS

Uno, maestro de tercios en trincheras y otros lugares de menester,  batallones de a pie, escuadrones... o dicho de otra manera, uno, que para ligar lidia con todo tipo de mozas, mujeres, señoritas, señoras, viudas (doy pena, lo sé), ha pasado un verano calamitoso por no haber tenido contacto (carnal) con el sexo contrario, o casi....  

Finalizado mi periplo como peregrino, acudí a Marbella. Sí señoras, a Marbella. Quise respirar el mismo aire que mi idolatrado D. Alfredo Landa respiraba por esas playas repletas de rubias imponentes, de grandes pechotes (se nota que veo "La que se avecina") y cuerpos esbeltísimos, dado que de peregrino no me comí un colín.  Suecas no había para mi placer ocular, ni una. Y cuando creía que había una rubia de melena hasta los tercios traseros, por no decir el culo, se dio la vuelta y era la gemela de Belén Esteban.  Así no había manera. No había suecas y la arena de la playa repleta de jamón ibérico. Y no es por menospreciar el género hispano, pero creo que hoy día ustedes apuntan alto y no quieren nada con un servidor de la madre patria al que al verle el pelo repleto de pelos, hacen muecas raras, arrugan el entrecejo y pasan a mirar al sol directamente, que al parecer les hace menos daños que mi esbelto y velludo torso.  

Pues bien, tres días paseando por las playas y nada de nada. Así que me dije que había que recurrir a otras tácticas.  A mis 45 años, y a parte del pelo en el pecho, uno goza de un físico que no esta mal, nada mal como dice mi santa madre.  Y me dije: "Si no me quieren ver en la playa, me tendrán que ver en mi apartamento". Así que opte por hacerme pasar por un buen amo de casa, eso sí, ventanas y puertas abiertas de par en par para que mis vecinas (que por cierto, había un grupo de mujeres cuarentonas enfrente que estaban pasando las vacaciones sin acompañamiento masculino) pudieran contemplar a tan esbelto macho ibérico. 

Esa misma tarde, busqué un delantal, me recogí un poco el pelo (lo tengo largo y bonito, aunque alguna cana me esta empezando a joder...) y me puse un pantalón corto, obviamente sin camiseta. Empecé a hacer cosas cuando veía a mis vecinas por su casa.  Limpié los cristales, pasaba el aspirador y cuando estaban arregladas para salir, hacía que cocinaba.  Entonces vi cómo una de ellas hablaba con otra y no paraban de mirar.  Empezaba a salir el plan.  

Al día siguiente lo mismo, pero pasé del delantal. O sea, torso al aire, pelo recogido y un pantalón corto.  El mismo procedimiento, con la salvedad que me estaba haciendo una tortilla. Las dos mismas personas se pararon en su balcón para mirarme. Sutilmente, cogí una cuchara como si estuviera cocinando algo, me la puse en la boca y gesticulé como si lo que estaba probando estuviera delicioso, entonces las miré y les hice una señal por si gustaban.... 

Al día siguiente quise realizar el mismo ritual, pero no las vi. Me resultó extraño porque el día anterior no vi movimiento de hacer maletas y esas cosas propias de mujeres...  Así que me relajé, me saqué un whiskicito y me puse a ver la tele.  Y al instante sonó el timbre. Yo no esperaba a nadie (mi mujer estaba en la capital y mis amigos no vienen sin avisar por si acaso se encuentran camas ocupadas, me entienden). Abrí la puerta y eran mis dos vecinas en bikini, con unos pechotes descomunales, unas piernas tan largas como un día sin pan, y unas miradas libidinosas que me entraron los sudores de la muerte.  Una de ellas me dice: "Vecino, nos hemos venido de la playa sin nuestras compañeras y no hemos cogido llaves de casa, ¿nos dejarías ducharnos?".  Mi mente de macho ibérico se encendió tan rápido como cuando estás viendo un canal poco apropiado y te pillan y cambias de canal...  Las invité a pasar mientras pensaba cómo me iba a tirar al cuello de las dos, porque no podía dejar pasar este milagro que Dios había metido en mi casa.  Me dijeron que se iban a duchar las dos a la vez, así no gastarían mucha agua y no me causaban problemas.  Mi alma cándida y buena les dijo que sin prisas, que se tomaran su tiempo....

Y así lo hicieron las muy...  Les dejé dos juegos de toallas y se metieron en el baño. Al principio se oía agua. Yo esperara que me llamasen para entrar, pero nada. Pasaron 15 minutos y en vez de agua se escuchaba como respiraciones rápidas, entrecortadas. Di  5 minutos de cortesía y las respiraciones eran mucho más rápidas. Pensé que  a una de ellas le había dado un corte de digestión o algo así, por lo que sin más dilación abrí la puerta y...

Lo que vieron mis ojos no se puede describir con palabras, pero se puede resumir.  Vamos, que se estaban dando la fiesta padre y en vez de  invitarme, me dijeron que saliera que tenían que terminar. Cuando acabaron, se volvieron a duchar y me dieron las gracias porque no lo habían podido hacer en su apartamento, porque sus amigas no sabían que estaban enrolladas y al verme solo todos los días, pensaron que mi casa podía valer, aprovechándose de mi cara de ingenuo.. Y así fue...



Hoy he ido a comprar, muy a mi pesar, el libro de Grey, porque veo que no pillo cacho ni pagando. Perra vida....

10 comentarios:

  1. Buenísimo este macho ibérico!! Q mala suerte tiene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo no. Pero el día que pille cacho se va a enterar hasta en cabo cañaveral. Gracias

      Eliminar
  2. Jajaja! !! Muy bueno . Si señor, ante todo respetuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá cambie mi suerte que uno necesita del calor de pecho femenino más a menudo, je je je. Besos y gracias por tu tiempo

      Eliminar
  3. Te pasa cada cosa...., tranquilo que ya pronto es fin de año y en esas fiestas liga todo el mundo... ¿o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que mi jefa quiere organizar algo para navidad con las mujeres once. Al ser el único macho del elenco digo yo que habrá posibilidades... Bromas aparte, muchas gracias amigo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Lo soy, venido a menos pero intentando que no se extinga este hombre patrio. Gracias por tu tiempo con nosotros. Besos

      Eliminar
  5. Como cuento es bueno. Pero ten cuidado que el macho ibérico se está extinguiendo..., jajajaja.

    ResponderEliminar